Inma Shara

Directora de orquesta española.

“Lo que realmente importa es la belleza del alma, el interior.”

Concibo el éxito como la evolución y el reconocimiento personal. La música, para mí, es mucho más que un trabajo, es mi forma de vida, mi leitmotiv. El éxito en mi profesión se traduce en motivación para seguir adelante. Soy consciente de que la victoria no viene sola, sino que se debe ir cultivando y finalmente llega.
Hay que valorar las oportunidades que nos ofrece la vida y enfrentarse a cada una de ellas con una actitud positiva. Debemos afrontar cada ocasión como una composición insólita en un pentagrama.

La vida es la suma de alegrías, tristezas, fracasos, logros conseguidos… en definitiva, una lucha de contrarios. Es importante extraer lo positivo de cada situación anómala y saber llevar cada momento refuerza nuestra personalidad y nos ayuda a saber valorar más las cosas. No hay profesiones fáciles ni difíciles, el éxito es saber encontrar la felicidad en ellas. Cada trabajo tiene su debilidad y en mi caso, la parte en soledad es quizás lo más árido, pero lejos de ser una condena es un medio que me hace llegar a la felicidad.
Transmisora de sentimientos
El aspecto físico no es relevante, sí importante y es bueno cuidarlo por respeto a uno mismo, pero sin que ello suponga un problema o un hándicap. En mi caso, mi aspecto exterior nunca me ha condicionado ya que el arte es algo que se proyecta desde el interior. Soy transmisora de sentimientos, que llegan al público a través de la música y, para eso, el físico no es importante, lo que realmente importa es la belleza del alma, el interior.
Una vida ilusionada ayuda a la armonía de espíritu y ésta nos lleva al equilibrio, que para mí se encuentra en el arte – la música –, que construirá nuestra gran obra de vida a partir de esa nota única. Por eso, un premio a mi obra y a mi música es un gran reconocimiento a la música clásica.

actitud positiva